jueves, 10 de enero de 2019

Neoliberalismo educativo y emocional.

  El coaching, al pensamiento positivo, la programación neurolingüística (PNL), el análisis transaccional y múltiples procedimientos vinculados a una escuela o un gurú, son las medicinas y técnicas neuroemocionales que ayudan al emprendedor, al ‘doer’, a conseguir un mejor dominio de sí mismo, de las propias emociones, del estrés, de las relaciones con clientes o colaboradores, jefes o subordinados. El objetivo, por tanto, de este neoliberalismo emocional, que algunos expertos denominan “neuroliberalismo”, es el refuerzo del yo, su mejor adaptación a la realidad competitiva. Saberes psicológicos, con un léxico especial, autores y autoras de referencia, métodos particulares, modos de argumentación de aspecto empírico y racional y un ingente negocio pseudoeducativo que se introduce en todos los campos de la educación.

    La fuente de la eficacia está en el interior de uno mismo, asegura el “pensamiento positivo”. Los problemas, las dificultades, se convierten de este modo en una auto-exigencia, pero también en una auto-culpabilización, ya que somos los únicos responsables de lo que nos sucede. De hecho, las “crisis” se convierten en auténticas oportunidades de demostrar la valía personal y la capacidad de recuperación, como en los reality shows tipo “El jefe infiltrado” o “Pesadilla en la cocina”, o en los spots publicitarios. Nos envuelve y nos enseña a vivir la servidumbre como si fuera una actividad liberadora. La misión de la vida se convierte en tener “éxito” y demostrar constantemente que se ha triunfado; nada puede impedir conseguir los sueños; no hay excusas.

Enrique Javier Díez Gutiérrez, Pedagogía del egoísmo y neoliberalismo emocional. 

viernes, 21 de diciembre de 2018

La gestión empresarial de la escuela. El paradigmático caso andaluz.

En un interesante artículo de Fco. J. Merchán Iglesias sobre la política educativa de las últimas décadas en Andalucía, se desglosa la evolución histórica de estas políticas desde los Planes de Autoevaluación y Mejora de 2001 hasta 2012 (fecha de publicación del artículo). 
Merchán señala que el caso de Andalucía es paradigmático de los nuevos usos de la medición de rendimiento del alumnado. En el Programa de Calidad de 2008, la Consejería apostaba por la rendición de cuentas y los incentivos económicos como "motores" del cambio. Este incentivo económico al profesorado se apoyaba en un 65% en la mejora de los indicadores del rendimiento académico de los alumnos (y en la reducción del 15% del número de amonestaciones o expulsiones). Según el sociólogo de la educación Julio Carabaña (2008), "incentivar económicamente por resultados no sólo funciona mal en las escuelas, sino que daña incentivos morales que funcionan mejor". 
En lugar de buscar el compromiso y participación del alumnado y de los trabajores de la enseñanza, éstos son sometidos a ciclos inacabables de autoevaluación del logro; una dinámica de autoevaluación que paradójicamente -como señala Merchán- "no ha merecido por parte de las autoridades ningún tipo de evaluación acerca de la mejora que realmente producen en los centros escolares". La "calidad" se basa en obtener buenos resultados susceptibles de medición, por lo que la elaboración de indicadores y pruebas estandarizadas se convierten en piezas fundamentales. Organismos como la AGAEVE se explican por la utilidad política que aportan. Así, "la política educativa no es resultado de la evaluación que proporcionan las pruebas de diagnóstico, más bien resulta que las pruebas de diagnóstico son un instrumento, una coartada, de la política educativa".
Además, la nueva dirección escolar en Andalucía se caracteriza por el gerencialismo. El proyecto de dirección, con el que supuestamente se eligen a los nuevos cargos directivos, diseña en teoría unas líneas de actuación organizativa y pedagógica en las que el Claustro de profesores y el alumnado no tienen ninguna participación. Los directores y directoras de centros públicos en Andalucía actúan -según Merchán- "cada vez más como delegados de la administración educativa, lo que dificulta su pretendido "liderazgo pedagógico" y su capacidad de impulsar cambios".

sábado, 15 de diciembre de 2018

Efectos de los recortes en el presupuesto del IES RUIZ GIJÓN


INSTITUTO AFECTADO POR LOS RECORTES.

I.E.S. “RUIZ GIJÓN”


CURSO
2008-2009
CURSO
2009-2010
CURSO 2010-2011
CURSO 2011-2012
CURSO 2012-2013
CURSO 2013-2014
CURSO 2014-2015
CURSO 2015-2016
CURSO 2016-2017
CURSO 2017-2018

Gastos de inversión

35.951,28 euros


24.249,29 euros

9.321 euros

0 euros

0 euros

0 euros

0 euros

0 euros

0 euros

0 euros
Gastos de funciona-miento ordinarios
142.776 euros
142.776 euros
142.776 euros
142.776 euros
142.776 euros
130.617 euros

(-12.000 euros)
114.617 euros

(-16.000 euros)
113.407 euros

(- 1.200 euros)
111.091
euros
111.091
euros
*Los gastos de funcionamiento siguen congelados desde 2008-2009. Sigue sin haber presupuesto para gastos de inversión. Aumentan los proyectos y planes educativos (bilingüismo, biblioteca, coeducación, planes de formación... ) sin aportación presupuestaria alguna. Muchas actividades extraescolares, algunas consideradas obligatorias en las programaciones, son financiadas por las familias. Son necesarios, desde hace años, gastos de inversión para el arreglo y mejora de instalaciones educativas (especialmente las pistas deportivas y el viejo aulario). 
Nota de Prensa (mayo 2016): En el Programa de Estabilidad enviado a Bruselas para el periodo 2016-2019 se prevé una evolución decreciente del gasto educativo (desde el 3,89% al 3,76%), muy alejado del 5% de media en la Unión Europea.

Según la actualización que el anterior Gobierno hizo del Programa de Estabilidad para el periodo 2018-2021, el presupuesto en Educación se acercará en 2020 al presupuesto de 2009 (49.692 millones de euros).

Retirada de amianto en centros escolares: el caso del IES Ruiz Gijón.

Tras las denuncias del sindicato CGT, la Junta de Andalucía firmó un acuerdo el 5 de julio de 2016, por el que se aprobaba la planificación de la retirada progresiva del amianto en las infraestructuras públicas educativas.
Se trata de un problema de salud pública. Alumnado, profesorado y personal de administración y servicios pueden estar expuestos a los efectos cancerígenos del fibrocemento.
A pesar de firmar dicho acuerdo, en septiembre de este año, CGT ha denunciado el incumplimiento de la Junta de Andalucía de la retirada de amianto en centros escolares. Este verano en la provincia de Sevilla estaba prevista la retirada en 26 centros, de los cuales solo se ha hecho en 5. Entre los 21 restantes se encuentran el IES RUIZ GIJÓN de Utrera, el IES EL FONTANAL de Lebrija (el de más cantidad de la provincia), el CEIP FERNANDO FELIÚ de Gerena (a medias, tras la primera fase realizada hace un año, y con graves y múltiples deficiencias) o el CEIP JULIO COLOMA de Sevilla (el de más cantidad de la capital).
En nuestro Centro la retirada de la cubierta de fibrocemento se haya todavía en proceso de licitación y concurso.
Guía sobre el amianto que elaboró la sección sindical de Cgt en Málaga.

La Confederación General del Trabajo (CGT) es una asociación de trabajadores y trabajadoras que se define anarcosindicalista, y por tanto: de clase, autónoma, autogestionaria, federalista, internacionalista y libertaria.
cgt.org.es

Escrito dirigido al Equipo Directivo del IES RUIZ GIJÓN (UTRERA).
Estimados compañeros:
Es importante lo que señala la ley acerca de que " tenemos derecho a ser informados / as de los resultados de las evaluaciones ambientales de nuestro puesto de trabajo". Por lo que pienso que deberíamos solicitar el informe elaborado, o en redacción, sobre la inspección realizada por el técnico que visitó nuestro Centro. También según la ley, "la empresa tiene la obligación legal de conocer e inventariar los materiales con amianto dentro del centro de trabajo, así como la evaluación de su riesgo. Además, tiene la obligación legal de informar al conjunto de la plantilla de la existencia de materiales con amianto (de su cantidad y extensión), y de dar toda la información a las representantes de los trabajadores sobre las actuaciones de la empresa para controlar los riesgos".
"Una vez identificados los materiales con amianto,  su estado de conservación y el riesgo correspondiente, debe exigirse la concreción de plazos concretos para la retirada por empresas especializadas, y que esté determinado en la Evaluación de Riesgos, y que se lleven a cabo las actuaciones correspondientes para minimizar al máximo los riesgos de exposición de la plantilla".
Un saludo.

domingo, 11 de noviembre de 2018

La "Escuela sin partido". La escuela y la ultraderecha en nuestros días.

El recién elegido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, según nos cuenta Breiller Pires en el diario El País, ha dado "su apoyo explícito a que los alumnos filmen a sus profesores para denunciar el supuesto "adoctrinamiento izquierdista" y la "sexualización" precoz de los niños en las aulas que, según el presidente electo y sus seguidores, implementó el Partido de los Trabajadores durante sus Gobiernos (2003-2016). Todo está enmarcado en la defensa de lo que llama Escuela sin partido, un proyecto que está en el Parlamento que propone vetar el uso en las aulas de la palabra “género” y de la expresión “orientación sexual”, entre otras cosas. No es una propuesta aislada, "en Alemania, los ultras del partido AfD lanzaron a inicios de octubre una plataforma para denunciar de forma anónima a los profesores".
El plan educativo del Gobierno de Bolsonaro -explica el corresponsal de El País- ha señalado que “uno de los mayores males actuales [de la educación] es el fuerte adoctrinamiento” y promete “expurgar la ideología de Paulo Freire”, en referencia a uno de los grandes referentes de la educación en el país, conocido por su teoría de la pedagogía del oprimido. Actualmente, ni los currículos de la enseñanza básica ni los de la media hacen referencia a los métodos de Freire. Tampoco contienen la palabra "género", ya retirada de los planes educativos por presiones políticas.

Frente al supuesto adoctrinamiento ideológico en la escuela, el modelo de la Escuela sin Partido defiende una falsa neutralidad de valores. Así  "durante la campaña, el general Aléssio Ribeiro Souto, uno de los designados por Bolsonaro para elaborar el plan de educación, llegó a cuestionar la teoría de la evolución y a defender el creacionismo en la enseñanza de ciencias. “Si la persona cree en Dios y tiene su posicionamiento, no corresponde a la escuela querer alterar ese tipo de cosas”, afirmó Souto. El mundo al revés.
En nuestro país, como vimos en otra entrada de este blog, el debate sobre el adoctrinamiento en las escuelas públicas (curiosamente no parece existir tal cosa en las escuelas privadas) se activó durante el procés catalán, imputándose delitos de odio a algunos profesores y profesoras catalanas. Estos profesores, cuyos supuestos delitos han ido siendo desmontados por la justicia, ya habían sido condenados, y sus identidades difundidas meses antes, en algunos medios de comunicación, como el diario El Mundo.

La locura del mindfulness (en la escuela).

La socióloga norteamericana Barbara Ehrenreich, en su último libro "Causas naturales. Cómo nos matamos por vivir más" (Turner, 2018), dedica un capítulo a "la locura del mindfulness". Explica cómo, frente a la disminución de la capacidad de atención -que parecen mostrar algunos estudios- en nuestras modernas sociedades tecnológicas, y sus síntomas asociados (TDA, TDAH, síndrome de Asperger...), se ha recurrido a adaptar aspectos de religiones como el budismo -su "núcleo laico-, para controlar la mente mediante la meditación o "atención plena". Esto último es lo que recibe el nombre de mindfulness, un concepto que apareció en libros superventas a finales de la década de 1990 (¡ya está quedando anticuado para los defensores de la innovación permanente hacia no se sabe dónde!).
Como señala Ehrenreich, "el budismo, o una adaptación del mismo se está convirtiendo en una marca de clase social, al menos entre la población blanca, y en ninguna parte era esto más patente que en Silicon Valley" (p. 99). Compañías como Google difundieron el mindfulness como una forma de modelar nuestro cerebro. Fue precisamente Silicon Valley quien legitimó el mindfulness de cara al mundo de los negocios. Debutó en el Foro de Davos en 2013 y desde entonces se han celebrado congresos Wisdom 2.0 en importantes ciudades del mundo, desplegando negocios de coaching y diseño de apps (más de quinientas actualmente disponibles). Desde allí el mindfulness se ha extendido hacia otros ámbitos, como el educativo (de lo que da muestra la proliferación de cursos para el profesorado sobre este tema, sosteniendo -sin argumentos científicos validados- sus bondades en el aprendizaje).
Los defensores del mindfulness citan siempre -como advierte Ehrenreich- "el estudio de 2004 de un neurocientífico que demostraba que los monjes budistas con cerca de diez mil horas de meditación a sus espaldas presentaban patrones de actividad cerebral alterados" (p. 103). A partir de aquí, deducían que a través de la meditación, "ya fuera monástica o guiada por una app, cualquiera podría acceder a su tejido cerebral y "reesculpirlo" en una dirección más calmada y atenta" (p. 104). Hace así un uso a su conveniencia de la "neuroplasticidad" de nuestro cerebro, algo innato en nuestro tejido neuronal que no requiere un esfuerzo consciente por reprogramarlo.
Un "meta-análisis" de estudios previos publicado en Estados Unidos en 2014, "encontró que los programas de meditación pueden ayudar a paliar síntomas relacionados con el estrés, pero que no son más efectivos que otras prácticas como la relajación muscular, la medicación o la psicoterapia" (105). Es decir, que para mejorar la atención o la concentración lo mismo nos puede servir la lectura de un buen libro, un paseo o una comida en compañía de amigos. Así que ánimo, a relajarse (y desconectarse) sin los gurús de moda.


martes, 30 de octubre de 2018

Pseudociencias en la escuela. La escuela y los niños telépatas.

La periodista Rocío P. Benavente ha publicado en el diario El Confidencial (07/10/18) un artículo titulado "La trampa de la pseudociencia llega a la UNED con niños telépatas y auras de colores". En él informa críticamente de la convocatoria de la UNED de unas Jornadas sobre Educación Holística. En estas Jornadas se expone, entre otras cosas, el método ASIRI, basado en teorías como "la pedagogía intuitiva, la pedagogía ancestral de todos los pueblos originarios del mundo, la geometría sagrada, la inteligencia emocional e inteligencias múltiples, metafísica y principios universales, Pedagogía 3.000…". Como denuncia la periodista de El Confidencial, "las exigencias en nuestro país para la introducción de nuevos métodos educativos son muy laxas en lo que a eficacia probada y evidencias sólidas se refiere. Eso hace que proliferen métodos que no solo no han demostrado su eficacia, sino que combinan conceptos pseudocientíficos con otros casi mágicos". 
Marta Ferrero, docente, investigadora y especialista en educación denuncia en el mismo artículo: "En España no se hace apenas investigación científica relacionada con la educación, ni siquiera por parte del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa. (...)En las facultades de Magisterio no se enseña a los alumnos a ser críticos y escépticos, a consultar estudios científicos y a identificar y distinguir los métodos basados en evidencias de los que no". Esto continúa siendo así en toda la cadena educativa: "Los directores de los centros son bombardeados continuamente con ofertas de nuevos métodos y sistemas, y no hay un lugar de referencia donde puedan acudir a consultar qué hay tras esos métodos." Otros países, como Reino Unido, han aprendido de errores cometidos en el pasado con la introducción de métodos educativos sin evidencias y se han puesto las pilas. Varios organismos funcionan a nivel nacional con fondos públicos para llevar a cabo investigaciones que cumplen los criterios científicos necesarios para ser fiables: muestras grandes, grupos de control, suficiente solidez estadística… Sus resultados son públicos y están a disposición de cualquier director de colegio, profesor o padre, de forma que pueda consultar las evidencias que sostiene cualquier nuevo método con el que se encuentren durante su trabajo o buscando cómo ayudar a sus hijos a aprender y formarse mejor.