martes, 13 de marzo de 2018

Huelga en defensa de la estabilidad del profesorado interino.


La Plataforma del profesorado interino, Marea Verde y los sindicatos USTEA y CGT han convocado una huelga desde el día 12 al 23 de marzo en defensa de la estabilidad y la equiparación de derechos del profesorado interino. Ayer hubo una gran manifestación de carácter andaluz en Sevilla. El 16 hay concentraciones de ámbito provincial. Desde Marea Verde se ha elaborado una Carta a las familias explicando cómo afecta a la calidad de la educación la inestabilidad laboral del profesorado interino. Parece que en algunos centros están empezando a solicitar el aplazamiento de las evaluaciones para después de Semana Santa. Creo que sería bueno que los interinos y funcionarios que queramos apoyar la convocatoria coordinemos la protesta en nuestro Centro. Podemos utilizar este correo, nuestro blog de la asamblea o crear un grupo de whatsapp. Adjunto un texto sobre la normativa referente al derecho de huelga.
El objetivo de la movilización es negociar con el Ministerio y la Consejería de Educación «un plan de estabilidad creíble, un sistema de acceso justo, así como la derogación de los decretos de recortes en educación y un aumento de la financiación de la enseñanza pública». 
Más información: El Mundo, Europapress, Diario Sur.

Sobre el acoso laboral.


Como sabéis, las actuales circunstancias de recortes a los derechos laborales están creando situaciones de abuso que afectan a la integridad moral y profesional, también en el ámbito público y entre el profesorado. En algunos casos con consecuencias graves: http://www.elmundo.es/andalucia/2017/11/02/59f87784e2704e45018b45d0.html
Se denomina acoso laboral al conjunto de acciones persistentes, reiteradas, intimidatorias y vejatorias sobre uno o varios trabajadores con el fin de mermar su prestigio, su profesionalidad y su autoestima hasta conseguir que estos abandonen el centro o el puesto de trabajo. Entre las circunstancias que abarca el acoso laboral se pueden destacar los ataques persistentes y negativos al rendimiento profesional y personal, el abuso de poder a través del menosprecio persistente de la labor de una persona, mediante la fijación de objetivos con plazos poco razonables, órdenes arbitrarias, cambios organizativos injustificados o la asignación de tareas irrealizables o que no corresponden con sus funciones, el control de monitorización perversa... (Ver el Protocolo para el acoso laboral de la Junta de Andalucía). De hecho en el anterior Protocolo se habla de difundirlo y darlo a conocer entre los trabajadores, así como las medidas preventivas en desarrollo contra el acoso laboral. Si estoy escribiendo esto es para los que, como yo, no conocíamos este plan ni recordamos haberlo visto en nuestro todavía extinto Plan de Centro.
La denuncia de los casos de acoso laboral por abuso de poder son un camino difícil, aunque a veces necesario, para el que es conveniente el apoyo de los compañeros y el asesoramiento de los sindicatos. Además, en los centros en los que se detecte un ambiente de malestar laboral con situaciones de acoso, y antes de que puedan provocar daños en la salud física o psíquica de los trabajadores, es posible solicitar un Informe Psicosocial. El propio Protocolo de la Junta, mencionado arriba, señala como medida preventiva “el diseño y aplicación de una adecuada política de evaluación y control de los riesgos psicosociales”.
Esta versión corta puede servir para valorar, individualmente, la exposición del riesgo psicosocial en el puesto de trabajo. Como recomiendan sus autores, “el uso de este cuestionario es inmediato y para ello no necesitas más apoyo que un lápiz o un bolígrafo. Tú podrás analizar tus propias respuestas, comentarlas y compararlas, si así lo deseas, con tus compañeros y compañeras de trabajo”. A diferencia del cuestionario de la AGAEVE sobre la “satisfacción” de los docentes respecto a su centro de trabajo (cuyo tratamiento, resultados y efectos desconocemos), en este otro cuestionario no se nos trata como “usuarios” poco o muy satisfechos sobre las condiciones y criterios organizativos de nuestro centro de trabajo, sino que nos interroga, como participantes y no como sujetos pasivos, sobre cuestiones como: ¿Tienen sentido tus tareas? ¿Te cuesta olvidar los problemas del trabajo? ¿Se tiene en cuenta tu opinión cuando se te asignan tareas? ¿Puedes decidir cuándo haces un descanso? ¿Sabes exactamente qué margen de autonomía tienes en tu trabajo? ¿Tus actuales jefes inmediatos se comunican bien con los trabajadores y trabajadoras?...

Sobre las condiciones laborales de los docentes.


 Desde el sindicato CGT se ha creado una página http://www.noteconformes.esy.es/ en la que un grupo de profesores y profesoras pretenden “ofrecer un lugar donde poner en común todos los problemas que encontramos para realizar nuestra labor docente”. Esta web ofrece “un mapa con todos los centros educativos existentes, facilitando mediante un listado asuntos para poder identificar el tema que se trate y permitiendo en un espacio en blanco que la persona que denuncia pueda exponer el asunto con detalle. A partir de este momento quienes promueven esta iniciativa desarrollan una actividad de verificación de aquello que se reclama o denuncia, procediendo en su caso a trasladar por escrito a los organismos responsables la denuncia y hacerle el seguimiento: temperaturas extremas (inferiores a 17 grados o superiores a 27 grados), falta de personal de administración y servicios o docente, no sustituciones, acoso, horarios inadecuados, servicios privatizados, ratios ilegales, presencia de amianto, contrataciones irregular, funcionamiento deficiente de servicios comedor o transporte, deficiencia en atención a la diversidad...”. Gracias a las denuncias de este sindicato, nuestro Centro está incluido en la relación que la Junta ha propuesto para la retirada de amianto durante este curso.

Sobre la selección de los directores de los centros públicos de enseñanza.


Para una opinión crítica sobre el Decreto 153/2017 que publicó la Junta de Andalucía para la “selección” que no “elección democrática” de los Directores de los centros docentes públicos, podéis consultar la siguiente dirección:
Este Decreto intensifica y extrema el papel de directores y directoras como representantes de la administración en los centros públicos. Además, impone en la “comisión de selección” una mayoría de miembros elegidos por la Administración frente a una minoría elegida democráticamente en el seno del Consejo Escolar (que también ha pasado a ser un órgano “consultivo” al servicio del “liderazgo pedagógico” de los nuevos directores). La participación del alumnado ha pasado a ser casi simbólica. Años de lucha por la participación democrática en los centros educativos públicos desaparecen por decreto.
Desde el sindicato USTEA proponen, entre otros aspectos:
  • Desarrollar la cooperación y la colaboración en los centros, dejando de lado el concepto de liderazgo educativo.
  • Garantizar la participación de todos los sectores de la comunidad educativa en las comisiones de selección.
  • Hacer públicos los criterios para elegir a los y las representantes de la administración en las comisiones de selección.

Sobre la apertura de procesos disciplinarios al profesorado.


Un paso más en el desarrollo legislativo sobre los procesos disciplinarios al profesorado ocurrió el 19 de agosto de 2011, en plena canícula, cuando la Junta de Andalucía publicó una orden que regula el procedimiento por el que los directores de los centros docentes públicos puedan ejercer la potestad disciplinaria sobre los docentes y el resto de personal de los centros educativos. Aunque la sanción que podrán imponer los directores a los profesores y al resto de trabajadores es el apercibimiento por falta leve, y este prescribirá pasado un año, ya ha provocado algunos conflictos. En este procedimiento parecen existir pocas garantías para los inculpados: el director/a es el responsable de la fase de la incoación del expediente, de nombrar al instructor del procedimiento y de la imposición final de la sanción.
En este sentido os recuerdo que en caso de ser convocados a algún despacho por alguna incidencia que pueda tener consecuencias disciplinarias se debe notificar con tiempo suficiente y en nuestro horario, indicando siempre el motivo por el que nos convocan. En la reunión se nos debe informar sobre el derecho de ir acompañado de un testigo y, si el directivo responsable toma notas o levanta acta de lo que se habla en la reunión, es recomendable registrar (puede ser en audio) todo el proceso. Además, no tenemos obligación de firmar el acta que elabore el directivo, más todavía si no se nos proporciona una copia y se limita a leérnosla. Por último, podemos pedir que se incluya en el acta nuestro desacuerdo con el procedimiento empleado si no se ha cumplido alguna de las condiciones anteriores. Más información: http://laboro-spain.blogspot.com.es/2012/03/que-hacer-en-las-encerronas.html
La propia legislación exige a la Administración y a los equipos directivos el fomento del reconocimiento y el respaldo al profesorado en el desempeño de su profesión, así como el respeto a sus derechos como trabajadores.

jueves, 8 de marzo de 2018

Sobre el derecho de huelga y la libertad sindical: Carteles de huelga y sanciones disciplinarias.

La directora del CEIP Riomar de en Castro Urdiales, Pilar Pazo, ha apercibido a una trabajadora de la enseñanza por poner carteles sobre la huelga legal convocada para este 8 de marzo en el centro.
En una carta entregada a la trabajadora este martes 6 de marzo, con copia al Servicio de Inspección Educativa, la directora asegura que la docente puso carteles de la huelga fuera de la sala del café y de “los despachos adyacentes” y le advierte de que podría estar incurriendo “en responsabilidad disciplinaria por la comisión de una falta”. Para la dirección del centro, según detallan en la carta, no es posible pegar carteles en la entrada del centro o en el patio.
 La secretaria de Enseñanza de CCOO en Cantabria, Conchi Sánchez, considera “inaceptable la actitud de la dirección del centro, que coarta la libertad de información y que, además, no entiende que la huelga del 8 de marzo, además de laboral, es de cuidados, de enseñanza y de consumo”.
Para el sindicato es “grave” que se produzcan estos hechos y “se demuestra la falta de compromiso de la dirección del centro con los valores democráticos”. “A una trabajadora de la enseñanza comprometida hay que apoyarla, no hostigarla ni amenazarla con sanciones”, concluye Sánchez.
Ante los hechos ocurridos en Castro Urdiales, la Junta de Personal Docente de Cantabria ha tenido que emitir una circular este mismo 7 de marzo a todas las directoras y directores de centro recordándoles que “información sindical en los centros de trabajo a través de carteles, revistas o cualquier otro medio escrito es un derecho reconocido y protegido por toda la legislación actualmente en vigor”.
En esa misiva, les pide, además, que garanticen dicho derecho antes de que la Junta tenga que pedir la tutela del mismo a las instancias legalmente reconocidas para ello.
Fuente: Cadena Ser.

Testing Children, Shaming Educators.

http://occupywallst.org/tag/teachers/